Puente

¿Lejos?
Hay un arco tendido
que hace viajar la flecha
de tu voz.

¿Alto?
Hay un ala que rema
recta, hacia el sol.
De polo a polo a una
secreta información.

¿Qué más?
Estar alerta
para el duro remar;
y toda el alma abierta
de par en par.

Nicolás Guillén

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Murió Bonachea: a la paleta cubana le faltan colores

Imagen

Murió Bonachea, uno de los pintores nuestros que más admiro, dentro y fuera de sus lienzos, y siento que a la paleta de Cuba le faltan colores. Los más vivos: verdes, azules intensos, rojos y amarillos, sinónimos de su alegría, de su sonrisa… y muchos personajes que se me antojan salidos de los cuentos de Feijóo, lagartos, lechuzas, pavorreales, contenedores del misterio, imágenes oníricas y muchas veces indefinibles en sus cuadros, ahora están de luto. Parecía que el apagón que sufrimos en los últimos días en buena parte de La Habana, y que no me dejó enterarme rápido de la noticia, fuera un signo de la tristeza de la cultura cubana. Yo lo conocí, en su estudio, en la planta alta de su casa, donde me recibió hace ya unos años para una entrevista. Recuerdo que oía Habana Abierta, y que concentraba todo el caos de la creación en el último cuarto del local. En otra habitación montamos el improvisado set de grabación. Quería que me hablara de su obra, claro está, y de una exposición conjunta con Rancaño en una feria europea, allá por el 2004 o 2005. Bonachea, bromista, conversador; Rancaño, callado, recogido, pero que se sumaba a la conversación de la mano de su amigo. Todo el que ha entrevistado a Rancaño sabe lo difícil que es sacarle las palabras!! Y a mí, casi recién graduada, me sucedió entonces una de las peores cosas que pueden pasarnos en este oficio. Cuando terminamos y comprobamos el sonido, yo había dejado el micrófono cerrado y teníamos una película muda. Con la disyuntiva de la pena o la entrevista, opté por la sinceridad y les pedí nuevamente sus opiniones. Ambos se rieron muchísimo y me animaron. Me acuerdo especialmente de Bonachea, que me dijo: nosotros tan nerviosos… y tú solo estabas ensayando!!! Si lo hubieras dicho!!! Y muy dispuestos los dos comenzaron de nuevo a responderme las preguntas.

1 comentario

Archivado bajo Reseñas

No te bañes en el Malecón porque en el agua hay un… León!!

En una de las últimas acciones de esta XI Bienal, el maestro Roberto Fabelo sorprendió hoy a los habaneros con la instalación de un enorme león rojo en las rocas del Malecón.
El sitio, que ha vivido un movimiento artístico inusual con el proyecto Detrás del Muro, vio como se colocaba el felino, con sus garras delanteras fuertemente aferradas al dienteperro y simulando una batalla por salir del mar.
Precisamente “Garras sobre la piedra, los muros suelen ser peligrosos” es el título de esta provocación, emplazada en las inmediaciones de la Punta, uno de los sitios más concurridos del malecón.
Mientras esperábamos por el montaje, arduo porque hubo que trasladar con una grúa la pesada base que sostendría la escultura y luego un equipo de buzos situarla y asegurarla en el agua, en la explanada ocurría otro performance: un grupo de cantantes -luchadores callejeros- improvisaban una tonada al león y se la cantaban al maestro Fabelo.
Aquí las fotos de esta movida mañana de Bienal:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

El lado verde del corazón

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy la humanidad ¿celebra? el Día Mundial del Medio Ambiente con demasiados motivos para preocuparse, o al menos, para meditar. Frases como “crisis alimentaria y energética, cambio climático, temperaturas y sequías extremas, especies en peligro de extinción”, ponen los pelos de punta a cualquiera, y si hablamos de cifras, hasta el más excéptico se conmueve un poco. Por ejemplo, para el 2050 la temperatura de la Tierra podría ascender en más de 2 grados Celsius; mientras que el casquete polar se derrite a un peligroso ritmo del 9% cada década, ha adevrtido en más de una ocasión el Panel Intergubernamental de Cambio Climático. Eso significa que ciudades enteras podrían quedar bajo el agua y quien vio la peli Un día después de mañana (nada del otro mundo pero sí muy descriptiva) sabe de qué estoy hablando. Otro par de numeritos: cada europeo consume 514 toneladas de materiales al año y produce más de 500 kilos de residuos, un ritmo insostenible, mucho más en estos tiempos. La solución espera por la voluntad y la convergencia de los gobiernos, y porque quienes pelean por el dominio de los recursos naturales entiendan que ya no solo está en juego la futura posesión de bienes y ganancias, sino la existencia misma de esas riquezas y por supuesto, la sobrevivencia humana. Y la solución también empieza por cada uno de nosotros. En medio de tanto caos, no quiero hablar de números que luego se olvidan, ni de cumbres que acuerdan pero no resuelven, ni siquiera de los mayores agresores del medio ambiente. Prefiero convocar el espectáculo visual de la naturaleza, nuestra capacidad para el asombro, el éxtasis y la sensatez y la maravilla: la bahía recien descubierta por nuestros ojos, la gota de rocío, el salto de un delfín, los intrigantes farallones, la pradera salvaje y vívida. Sé que en cualquier rincón, en este mismo minuto, el lado verde del corazón aún está latiendo.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Cuestión de Perspectiva

ImagenImagenImagen

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

En Ciudad Generosa (+ FOTOS)

Imagen

Una microciudad generosa dentro de una ciudad que a veces nos afixia, una ciudad soñada pero en la que no veo sarcasmos, una ciudad, en fin, otra, llega a esta XI Bienal gracias a uno de los creadores cubanos más consecuentes con el arte como praxis: René Francisco, Premio Nacional de Artes Plásticas y eterno maestro en el ISA. Con sus alumnos ha levantado estas instalaciones en un pequeño solar de 3ra y E, en el vedado capitalino. No se las pierdan…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

Reverso: imaginando una conga ¿o un país?


Los Carpinteros, artistas cubanos establecidos en el circuito internacional, trajeron a la XI Bienal el performance Reverso, una conga donde bailarines y músicos ejecutaban al revés sus pasillos y movimientos. Prado, ya icónico escenario para el contacto cercano con la gente, fue otra vez explanada para una intervención en los espacios públicos.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas