Archivo mensual: junio 2012

No te bañes en el Malecón porque en el agua hay un… León!!

En una de las últimas acciones de esta XI Bienal, el maestro Roberto Fabelo sorprendió hoy a los habaneros con la instalación de un enorme león rojo en las rocas del Malecón.
El sitio, que ha vivido un movimiento artístico inusual con el proyecto Detrás del Muro, vio como se colocaba el felino, con sus garras delanteras fuertemente aferradas al dienteperro y simulando una batalla por salir del mar.
Precisamente “Garras sobre la piedra, los muros suelen ser peligrosos” es el título de esta provocación, emplazada en las inmediaciones de la Punta, uno de los sitios más concurridos del malecón.
Mientras esperábamos por el montaje, arduo porque hubo que trasladar con una grúa la pesada base que sostendría la escultura y luego un equipo de buzos situarla y asegurarla en el agua, en la explanada ocurría otro performance: un grupo de cantantes -luchadores callejeros- improvisaban una tonada al león y se la cantaban al maestro Fabelo.
Aquí las fotos de esta movida mañana de Bienal:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas

El lado verde del corazón

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy la humanidad ¿celebra? el Día Mundial del Medio Ambiente con demasiados motivos para preocuparse, o al menos, para meditar. Frases como “crisis alimentaria y energética, cambio climático, temperaturas y sequías extremas, especies en peligro de extinción”, ponen los pelos de punta a cualquiera, y si hablamos de cifras, hasta el más excéptico se conmueve un poco. Por ejemplo, para el 2050 la temperatura de la Tierra podría ascender en más de 2 grados Celsius; mientras que el casquete polar se derrite a un peligroso ritmo del 9% cada década, ha adevrtido en más de una ocasión el Panel Intergubernamental de Cambio Climático. Eso significa que ciudades enteras podrían quedar bajo el agua y quien vio la peli Un día después de mañana (nada del otro mundo pero sí muy descriptiva) sabe de qué estoy hablando. Otro par de numeritos: cada europeo consume 514 toneladas de materiales al año y produce más de 500 kilos de residuos, un ritmo insostenible, mucho más en estos tiempos. La solución espera por la voluntad y la convergencia de los gobiernos, y porque quienes pelean por el dominio de los recursos naturales entiendan que ya no solo está en juego la futura posesión de bienes y ganancias, sino la existencia misma de esas riquezas y por supuesto, la sobrevivencia humana. Y la solución también empieza por cada uno de nosotros. En medio de tanto caos, no quiero hablar de números que luego se olvidan, ni de cumbres que acuerdan pero no resuelven, ni siquiera de los mayores agresores del medio ambiente. Prefiero convocar el espectáculo visual de la naturaleza, nuestra capacidad para el asombro, el éxtasis y la sensatez y la maravilla: la bahía recien descubierta por nuestros ojos, la gota de rocío, el salto de un delfín, los intrigantes farallones, la pradera salvaje y vívida. Sé que en cualquier rincón, en este mismo minuto, el lado verde del corazón aún está latiendo.

Deja un comentario

Archivado bajo Reseñas